lunes, 29 de marzo de 2010

KAS NARANJA, LA DE LOS POSOS


Digo la de los posos porque el recuerdo que nos dejó a muchos la vieja fórmula del Kas naranja fueron los serpenteantes hilos que flotaban y contorneaban en la base de la botella. El sabor dulzón del contenido y el granulado de la botella son experiencias que no se olvidan .
Las empresas tienden en ocasiones por tocar la fibra nostálgica y así tuve la oportunidad de echar una instantánea (como se decía antes) a la vitrina de la feria de muestras de Gijón que recordaba esta etapa del kas en nuestra villa. Por si hay alguien que no lo recuerde, nosotros teníamos nuestra planta embotelladora de Kas en Roces , creo que se llamaba Casbega.

2 comentarios:

  1. Creo acordarme de esa fábrica, a los visitantes les regalaban un muñeco de goma (un barman con gorra tipo barco), también recuerdo los regalos promocionales, con tres botellas te regalaban un sombrero canotier de plástico, me parece recordar que en el 72 sacaron un poster de la ciudad olímpica de Munich, con la compra de los productos te daban los pictogramas olímpicos adhesivos que pegabas en los lugares donde se celebraban las pruebas correspondientes a los pictogramas en cuestión. Cuando se produjo el infausto atentado los críos consultábamos en el mapa el lugar donde se había producido. No ha llovido nada desde entonces.
    Un saludo. Jorge.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que crees acordarte Jorge, que montón de detalles das de aquella época, muy interesantes, gracias.

    ResponderEliminar