martes, 23 de marzo de 2010

LO SIENTO NO HABIA LOCALIDADES MEJORES


Rescato esta vieja entrada para la sesión de noche del cine María Cristina. Este céntrico cine de Gijón perteneciente a los históricos del siglo XX requería el subir escaleras para su acceso. Tenía un peculiar techo y detalles a base de escayola y forja en los que nos fijábamos antes del nodo y que eran tan comunes en estas construcciones.Tal ejercicio de observación sólo eran interrumpido por la machacona voz de los vendedores que saliendo del ambigú con su cesta de mimbre al pecho ofrecían chocolatinas y otras tentaciones. La cadencia del ritmo que se marcaban por el pasillo parecía ir a juego con la música de fondo - probablemente la de "malboro"-.

6 comentarios:

  1. ¡Chicles, pipas, caramelos, altramuces...!(yo jamás he comido uno de estos). ¿Qué viste o te comiste, más bien, en la fila 2, butaca 1?

    ResponderEliminar
  2. Se edito en 1994 (por parte de Gesto, con el apoyodel Ayto) un librito que se llama "Cine Maria Cristina. 50 años de historia". Si esa entrada es de "Instinto Basico" tu si que disfrutaste del cruce de piernas de Sharon Stone.

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja a esa distancia y con el tamaño de la pantalla no sabría distinguir aquello de la entrada a las cuevas del Drach

    ResponderEliminar
  4. Comer,comer lo que se dice comer..como mucho un Toblerone que daba para un rato si se dosificaba.
    La entrada puede que sea de principios de los 80 ( costaba el cine unos veinte duros más o menos)y debo de recordar al Capturador de Imágenes que sí , que es de la fila 2 butaca 1 pero ¡DE ENTRESUELO! que era donde me gustaba ir. Probablemente sea de esa película injustamente mancillada por la crítica y que marcó todo un hito en el género high school; me refiero a PORKY´S (la primera claro).
    Del libro a que te refieres Miguel , no lo he visto pero sí tengo el de la colección de libros de Gijón donde habla de los cines en la historia de Gijón. No he visto Instinto Básico en el cine pero la escenita en primera fila debió de poner a prueba las cervicales de más de uno.

    ResponderEliminar
  5. UN TOBLERONE!!! Era de lo más mitico que vendian. El librito me lo pille en Alborá, en la Calle San Agustín. Yo recuerdo que tuve que ponerme en la cola a las 3 y media para comprar la entrada de las 5 y cuarto para ver "E.T.". ¡Madre mía!

    ResponderEliminar