viernes, 23 de abril de 2010

GOYA CINEMA


Vulgarmente conocido como "el cagaderu" indica su origen popular . Construído en la década de los 30 todavía recuerdo lo duro de sus sillas de madera y el ruidillo que metían los asientos al reclinarse o abrirse.Era un cine pequeño, en donde se podían ver de reestreno pelis como Le llamaban Trinidad , e incluso creo recordar que echaron filmes - como diría Garci- en sesión contínua.Tenía una ventaja, estaba pegado a Begoña , en pleno centro.
La foto muestra uno de esos policías de tráfico con salacot que tanto aprecia el Sr. de Arce. Y, a pocos metros , la infatigable moto Sanglas cuyo sonido era como la H.Davidson pero en latino (Gijón tuvo una fábrica Sanglas años ha...)

10 comentarios:

  1. Muy asturianu eso del cagaderu. Yo fui un consumidor acérrimo de la sesión continua con doble programa que era un bucle diabólico porque entrabas en una peli empezada, la terminabas, te veías de tirón la otra, retomabas el comienzo de la primera y muchas veces te la zampabas otra vez entera. On the other hand (que diría Latixer), Sanglas era la moto que se hizo mi primo Miguel a partir de 5 ó 6 motos siniestradas que compró a la Guardia Civil y anduvo por Miraflores haciendo mil calaveradas y un ruido de trueno con mi hermano y 2 chicas más a lomos de aquella bestia.

    ResponderEliminar
  2. ¿Hay foto de la Sanglas customizada?

    ResponderEliminar
  3. Yo era más del cine Roma que estaba en la mi calle(la calle los Moros)tambien conociu pol pulgueru,que buenos momentos pasé alli ya que teniamos amistad con todo el personal y mi madre dejabame alli cuando tenia que hacer algun recau, como decia ella y taba toda la tarde viendo pelicules que no eren toleraes pa mi edad.De romanos, de indios y vaqueros de poicias y ladrones y pelicules de risa , les de amor no me gustaben.

    ResponderEliminar
  4. No me extraña lo del pulgueru,aunque yo era muy niño sí recuerdo que era muy estrecho. La única peli que me viene a la memoria en ese cine es KING KONG en la cual mi hermano se emocionaba tanto que si se descuida salta por encima de los asientos queriendo matar nativos.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen rato he pasado con el párrafo de Mou, escribe más. Lamentablemente no tengo foto de la Sanglas, la abondó mi primo en París como cuando los vaqueros reventaban los caballos y los remataban de un ¿tiru?

    ResponderEliminar
  6. ¿Pulguerus? ¿Cagaderus? Me pierden los cines y sus fotos, pero con semejantes apelativos no sé si en Gijón hubiera alimentado este gusto.

    Ya que mencionáis a Trinidad, recuerdo haber visto por primera vez a Terence Hill y su colega de golpes en el Rex de la Gran Vía (DEP): un viejo verde se me pegó al muslamen con intención de meter manu... El resto de la saga lo vi en casa.

    ResponderEliminar
  7. En los cines de Gijón había de todo, alguno de ellos no tenían nada que envidiar a los de la Gran Vía de Madrid. De los que se habla con apelativos eran de los que desaparecieron hace ya tiempo, los dinosaurios del cine acabaron como viviendas, clínica de dermoestética, teatro del ayuntamiento, casino...
    Respecto a lo del sobón de Trinidad lo mejor una leche a tiempo como el que está muy metido en la peli, o llamar al acomodador que para eso estaba. Ahora ni los hay.
    El Terence Hill y compañía llegaron a rodar pelis en España, recuerdo una malísima de moteros ambientada en las manzanas cercanas al Vicente Calderón.

    ResponderEliminar
  8. El Cine Goya se inauguró en 1917 con el nombre de `Versalles` pasando en 1927 a denominarse Cine Goya. Deja de funcionar el 28 de febrero de 1981 siendo demolido el 9 de julio de 1987 dejando libres 800 metros cuadrados de solar donde se ubicó un hotel que ni siquiera se puso su nombre a pesar de que algo habían prometido.

    ResponderEliminar
  9. Con esos datos se da uno cuenta de lo cercanos que están algunos recuerdos y lo lejana que está la realidad

    ResponderEliminar
  10. El cine Goya, que recuerdos, todavía me acuerdo que fue de los primeros cines ponían películas clasificadas "s". Me acuerdo del portero que se reía de nosotros porque encendíamos un pitin para aparentar que teníamos 18 y así poder entrar, en el fondo era buen paisano ya que ninguno cumplíamos la edad y el hacia la vista gorda.

    ResponderEliminar