martes, 22 de junio de 2010

CHOCOLATE FINO PARA UN ANUNCIO DIVINO

Preciosa composición y bastante recurrente en publicidad, niños - animales (recuerdo la de Copertone por ejemplo). Inmaculada la niña antes de probar el chocolate , o de hacérselo probar al chucho resignado, que con media lengua fuera parece aborrecer el placer de un buen trozo de chocolate.
De la marca ya comenté algo en entradas anteriores y únicamente resaltar cómo la imagen del producto -chocolatina-no tiene por qué abarcar el espacio publicitario para que éste sea atractivo para el consumidor.

7 comentarios:

  1. Es que si eres chocoholic, solo la palabra ya te hace salivar... cho-co-la-te... mmmmmm. La imagen añadida, es puro adorno. Yo compraría cientos de esas chocolatinas, con niña gusi-luz o sin ella.

    ResponderEliminar
  2. Sabía que te iba a gustar el poster.Por curiosidad entre los lectores del blog ¿cuál es vuestra marca de chocolate preferida? (valen chocolatinas, bombones, tabletas de todo tipo).
    Mira hoy tengo yo capricho de un Crunch. Antes me gustaba la del Plin , pero desde que la hacen en Palencia los de Rumasa han cambiado de fórmula y ....en fin sin palabras.

    ResponderEliminar
  3. A mí el Crunch me encanta para el cine. En casa, siempre Lindt amargo para después de comer o con el café. No conozco la del Plin (?), pero si la hace Rumasa tendrá que ver con los bombones de Trapa, ¿no?, aquellos Cortados tricolor que, no sé por qué, solo como en Segovia. No son muy buenos, la verdad. Lo más conseguido es la presentación. ¡Vaya tema has lanzado, Thunder! Podríamos dedicarle un blog entero.

    ResponderEliminar
  4. Lo de Rumasa y Plin fué una compra sin más, no tiene nada que ver -que yo sepa- con Trapa.Tampoco son chocolates de mi devoción.
    Ok. Lindt two points.

    ResponderEliminar
  5. Yo, chocolate a secas ahora sólo como Milkibar blanco (sí, Latixer, de nenaza). Siempre he sido más de cosas con chocolate: tartas de choco, palmeras de choco, el donut de choco que se cuarteba al primer bocado y se caía por la mano, las frutas de Aragón que de niño chupabas hasta desvestirlas de la capa de choco y escupías aquella esponja de colores y batidos de choco, los artesanales caros de las cafeterías pijas y los embotellados como el Ryalcao (que sabía a algo raro), el Kaikú que también venía en cristal, el Okey (más moderno)..

    ResponderEliminar
  6. Por aquello de lo de la infancia... Plin y La Herminia (que no tiene que ver con Trapa, el usurpador es el mismo, Ruizma, pero no tiene que ver) ¿Alguien se acuerda que juntando puntos en los primeros ochenta daban bolsas de deporte, cazadoras...? Ahora... pues Crunch, pero creo que tampoco sabe tan rico como antes. ¿Sera transgenico el arroz?

    ResponderEliminar
  7. Parece que el Crunch tiene su éxito.
    Yo en el cine me decantaba por el toblerone que tiene cierto parecido en el sabor.

    ResponderEliminar