martes, 3 de enero de 2012

GIJON Y ALGUNOS DE SUS LUGARES HACE......

HOLA AMIG@S ,EMPECEMOS EL AÑO CON UNA VISTA A ESTE OTRO GIJÓN , YA PARTE DE NUESTRA MEMORIA...

7 comentarios:

  1. Hola Santiago, soy “anónimo”, el que ha hecho recientemente el comentario sobre el Cinerama en otro apartado. Me llamo Jorge, me podrás llamar también paranoico, pero no estoy dado de alta en Atom o en las redes sociales, incluso que Youtube me recuerde todo lo que veo y comento (y lo que visito es de lo más normalito), ya me parece que pierdo intimidad.
    Lo primero además de, por supuesto, felicitarte el año nuevo, es darte las gracias por subir esta fotografía con el Cinerama incluido. Mi enhorabuena también por tu prodigiosa memoria, no me extraña que hayas creado este blog. Tal vez los leones que comenté sobre el circo fueran realmente los tigres siberianos de los que hablabas; del Cinerama recordaba el suelo de madera pero sólo cuando mencionaste los asientos me vino como un flash a la memoria aquellas sillas pero ni tan siquiera puedo acordarme del olor a mentol, sí el de las noches de verano, maravillosamente único en esta tierra. El de la fotografía es el Gijón de mi infancia, desde los seis años, en que trasladaron a mi padre desde Madrid, hasta los diez u once, que regresamos toda la familia; incluso recuerdo toda la calle Marqués de Urquijo, que da al parque, como un gran solar con sólo un chalé junto a la playa y al lado un camión destartalado que me recordaba mucho al de la serie “Cuéntame cómo pasó”. Desde aquellos años he visitado Gijón un par de veces, la última a los 22 (ya ha llovido), entonces era como hacer un viaje por el túnel del tiempo o visitar una especie, para mí, de Shangri La. A veces “callejeo” por mi antiguo barrio en internet o contemplo la ciudad desde la perspectiva satélite de Google. Me acuerdo de las barquilleras de color rojo y ruleta dorada encima de la tapa, de los vendedores ambulantes en la playa o el parque, la revista “El tony”, que no encontraba en mi barrio de Madrid, al “Presi” cantar en el “Pueblo asturiano”, después de misa y actuación…., y de tantas otras cosas más. ¡Qué viejo me estoy haciendo! Y lo que me estoy alargando, paro aquí.
    Muchas gracias por traer este recuerdo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. HOLA JORGE, GRACIAS POR TU COMENTARIO.DEL CIRCO DE LOS SIBERIANOS TENGO UN RECUERDO DE ESOS "GRABADOS A FUEGO" DE LA INFANCIA.EL MOTIVO , YA VES, QUIZÁS SEA EL HECHO DE HABER VISTO EL ESPECTÁCULO EN PRIMERA FILA YA QUE NOS PASARON ENTRADAS DE PERIODISTAS Y , SOBRE TODO, QUE EN EL SORTEO DE TODOS LOS CIRCOS EL PAYASO QUE LEYÓ LOS NÚMEROS ACERTÓ CON EL MÍO Y TUVE QUE SALIR A TODA PASTILLA A COGER UNO DE LOS JUGUETES DE LA PISTA ¡UN PEDAZO CAMIÓN DE PLÁSTICO CON GRÚA QUE HIZO LAS DELICIAS DE AQUELLA JORNADA!.
    DEL CINERAMA TENGO POCOS RECUERDOS PERO COMO MUY PUNTUALES, A PARTE DE LO COMENTADO CREO QUE LOS ACOMODADORES LLEVABAN CASACA AZUL Y LAS SILLAS ALTERNABAN DOS COLORES ROJO Y CREO QUE BLANCO.
    YO TAMBIÉN VIVO EN MADRID PERO VOY MÁS A MENUDO POR GIJÓN CON LO QUE QUE LOS CAMBIOS LOS NOTO PERO MENOS.
    POR ÚLTIMO ME HAS DESPERTADO OTRA NEURONA DEL RECUERDO AL HABLAR DE "EL TONY". ERA UN COMIC ARGENTINO, GRUESO EN CUANTO A HOJAS Y DE UNA SERIE DE TEBEOS QUE VARIABAN SOLAMENTE EN EL TÍTULO. ERAN "INTERVALO", "DÁRTAGNAN" Y "EL TONY". EN ELLOS VÍ POR PRIMERA VEZ A SPIDERMAN EN COLORES ENTRE OTROS CONTENIDOS.
    RELACIONO ESTOS TEBEOS CON UNA VIEJA LIBRERÍA DE INTERCAMBIO DE NOVELAS DEL OESTE, COMICS ETC QUE SE LLAMABA "DOLAR" Y QUE ESTABA SITUADA EN LA BAJADA DE BEGOÑA A LA PLAZA DE EUROPA. CURIOSAMENTE CON EL ADVENIMIENTO DE LA DICTADURA EN ARGENTINA TODOS ESTOS TÍTULOS DEJARON DE APARECER (AL MENOS EN ESPAÑA).
    UN SALUDO Y NO TE CORTES POR LARGAR LO QUE SEA EN EL BLOG , A TODOS NOS PRESTA COMPARTIR RECUERDOS.

    ResponderEliminar
  3. Emilio
    Hola Santiago:
    Creo que a muchos nos sucede que a veces los recuerdos que son parecidos se mezclan como en una coctelera, como en el caso del circo, que por haber acudido a varios de aquellos espectáculos a lo largo de la infancia los confundes todos un poco. Me sucedió lo mismo con el parque Isabel la Católica la primera vez que lo visité, el largo paseo flanqueado por árboles que llegaba hasta el estanque de los patos, y que además a mitad del mismo a la derecha había un chiringuito pintado en verde, me pareció que estaba en el del Retiro por lo que al llegar al estanque le pregunté a mi padre dónde estaban las barcas. También hace años que falto de Madrid, como ponía Cervantes en labios de don Quijote: “En los nidos de antaño no anidan pájaros hogaño”.
    De la revista D´Artagnan llegué a comprar varios números en el Rastro, pero El Tony (la publicidad rezaba “comic para adultos”, lo que me hacía sentir muy mayor, pero luego llegaba a Martin Fierro con su jerga argentina y no me enteraba de la misa la media, hala por chulo) aparte de nuestros comics autóctonos que genéricamente llamábamos tebeos, fueran del tipo que fuese, sólo lo compraba de manera habitual en una papelería casi al final de la calle Manso en Xixón, ciudad que debía tener muchos contactos con Argentina en aquella época (quizás como comentas, por razones políticas), porque mi hermana compraba los de “la pequeña Lulú”, también argentinos, concretamente en una zapatería de la calle Emilio Tuya esquina Aquilino Hurlé (es que “soy” del barrio de La Arena) que además cambiaba también novelas y vendía otras cosas; parece que estoy viendo las bolsas de papel de Montaplex colgando de la pared al bajar las empinadas escaleras. Siempre que percibo el penetrante olor de las colas de zapatería me transporta inmediatamente a aquel lugar. Al zapatero en cuestión lo recuerdo llevando siempre su mandil de trabajo y las manos negras de los betunes, buen profesional, pero algo cascarrabias, la única vez que lo vi sonreír en todos aquellos años fue cuando en una ocasión entró una pandilla de golfetes a comprar petardos, de aquellos envueltos en papel de estraza anudados con un cordel; al hombre se le iluminó la cara y los trataba con una afabilidad que no había visto con nadie, quizás porque de alguna manera le recordaba también su propia infancia. Más tarde o más temprano todos acabamos recordando los que fueron, para muchos, los mejores años de nuestra vida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Arriba quise decir Santiago no Emilio, aunque se me olvidó borrarlo, te dejo otro comentario en la etiqueta “como en los Reyes…”

    ResponderEliminar
  5. L.A.Santiago me es grato pasar por tu rincón y conocer a través de tus entradas Gijón.
    Felicitaciones y volveré por aquí, siempre que pueda.
    Éxitos y Feliz 2012.
    Ramón

    ResponderEliminar
  6. Hola, gracias a tu comentario en mi blog he conocido el tuyo, y reconozco que ha sido una sorpresa agradable y casualidades de la vida, este verano pasado estuve en Asturias y unos días en concreto en Gijón, la ciudad me encantó y seguro que vuelvo, igual que volveré a visitarte por aquí y aprender más de tu gran ciudad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar