domingo, 30 de septiembre de 2012

LA MUYER Y LA MANZANA TIEN QUE SER ASTURIANA

Y el anís también tiene que ser asturiano (ya sea de la asturiana, la praviana....).
Me encanta la publicidad gráfica que ser realizó en los años 50 y 60 por algunas marcas y productos. Ya os subí las maravillas que para publicitar el chocolate se hicieron en nuestra tierra y a ello sumo una más.
El anuncio de hoy data de mediados de los años cincuenta y conocido el nivel de moral y censura de aquellos tiempos no deja de tener una cierta picardía la imagen de la asturiana guapa. Digo guapa y salerosa porque la que sale en la botella parece que tiene una mezcla de tortícolis y ciática de lo tiesa y antinatural que sale es su posado.
Volviendo a la asturiana de la gaita, es curiosa su estampa, su gesto de asombro y sorpresa parece sacado de una imagen de caperucita roja y el buen manejo de la luz resalta su ingenuidad. El detallismo del retrato combina unas uñas perfectamente cuidadas y pintadas con unas manos ligeramente desproporcionadas en tamaño , que sin embargo tratan de dar una alegría a la gaita de imposible roncón.
Pero, sin duda, donde va la vista primero es al juego de pliegues y esbeltez que el artista creó con su ropa interior, es de una elaboración superior.
El remate de dinamismo , sorpresa y vitalidad de la imagen lo pone el   equilibrio sobre las madreñas que hace la gaitera.¿de qué se asustará digo yo?
La próxima vez que eche unas "lagrimillas" de anís en el café me acordaré de esta buena moza y la buena producción gráfica que entonces se hacía.¡salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario