domingo, 25 de enero de 2015

DOS OBRAS DE ARTE EN LA CIUDAD DE LAS MIL OBRAS


Observar el cuadro que Martínez Abades pintó en 1895....Para alguien que no conozca Gijón  , la primera impresión que puede sacar al verlo es que se trata de un reducto amurallado de una ciudad de entorno árido.
La realidad es otra, se trata de la dársena del Fomentín en plena bajamar. La vieja torre del reloj y el palacio de Revillagigedo + colegiata son elementos de referencia claros.......Precioso cuadro sin duda.
El segundo cuadro , también precioso y lleno de un movimiento intemporal, os dejo que adivinéis donde está situado.........
Ambas imágenes corresponden a la memoria del puerto de  Gijón de 1983 (gentileza de José Manuel García)

No hay comentarios:

Publicar un comentario