sábado, 5 de diciembre de 2015

HACIA EL INFINITO Y..MÁS ALLÁÁÁÁ..

Derribo de los trampolines del Grupo Covadonga.
Para alguno de nosotros el ver dobladas como planchas de chocolate estas superficies evoca el recuerdo de cuando nos subíamos allá arriba. No estaba permitido el saltar desde cierta altura , pero para los que íbamos con mucho ímpetu y poco "turbo"era todo un desafío. El que subscribe se lanzó (sin ningún estilo eso sí, o sea por gravedad y nada más ) desde la superficie doblada que observamos en la foto. La sensación de altura, el tiempo de bajada y .. sobre todo el de subida una vez en el agua, superaban en nuestro inconsciente toda realidad , y es así que pasados más de treinta años todavía lo recuerdo como si fuera hoy.