viernes, 13 de abril de 2012

EL PISITO DE LA PLAYA

Sería un sueño contar con estas condiciones económicas para comprar un piso actualmente en Gijón..¡en la playa de Gijón!.
Evidentemente el tiempo pasa y el anuncio nos lleva al año ¡1962! , 50 años ya. Me llama la atención los apéndices de la publicidad "excelente regulación jurídica y administrativa de la propiedad" ¿qué silogismo quería decir esto?.
La composición de una vivienda mínima no estaba nada mal , llama la atención lo de cuarto de aseo con medio baño ¿? y la carbonera en el bajo.No habla de calidades pero en aquellos días el tema de la vivienda era un problema peliagudo en Gijón, porque no había viviendas suficientes.

jueves, 12 de abril de 2012

LAS GIJONESAS Y LA FALTA DE URINARIOS PÚBLICOS HASTA HACE NO TANTOS AÑOS

Es un tema bastante común en muchas conversaciones y vital en más situaciones; los urinarios. Si atendemos a los que por ley debe haber en lugares públicos no parece que la misma ley funcione bien tratándose de hombres y mujeres. La proporción de espacio que necesita cada individuo de uno u otro sexo parece trascendente en los metros cuadrados  que se deben utilizar para estas necesidades. Las colas que en ocasiones tienen que soportar las damas  difícilmente se trasladan a la "otra puerta", la de caballeros. Quizás una proporción de 2 retretes femeninos  por 6 urinarios +retretes masculinos sea significativa de lo que digo.
Las cosas empiezan a cambiar en ciertos espacios con la adición de espacio para minusválidos y para cambio de bebés. 
 Para arrancaros una sonrisa con el tema que subo hoy os pongo un poema de hace ya unos cuantos años en el cuál se rogaba al Sr. Alcalde pusiera coto a este tema. El título : ¡¡KIOSKOS DE NECESIDAD!! (vulgo retretes públicos).
Permite ¡oh Fabio! que mi voz amiga
lleve hasta ti las femeniles quejas,
y de libérrimas coplas anarquistas,
favor implore para el sexo bello.
En el caso, señor , que las mujeres
desde la rica y elegante dama
a la robusta fregatriz grasienta;
desde la flaca señorita cursi
-que en el sombrero colocó volátiles-
a la jamona rozagante y tierna;
la modista gentil, que cose y canta
desde que nace hasta que muere el día;
la simpática cigarrera
-mágico engendro de agudeza y gracia-:
la pudorosa encorsetada niña
de sorbetera de explendentes plumas;
la nodriza que nutre al tierno infante,
las beatas, las jóvenes y viejas,
las del horrible virulento rostro
y las del cutis de jazmín y raso;
desde la altiva señorial Princesa
a las que pesca en sardinera barca
todas tienen, señor, necesidades
cual los ediles de esta noble villa.
Tal lo dispuso la mamá Natura;
y es cruel, además de poco higiénico,
que las mujeres evacuar no puedan
necesidades de tamaña urgencia,
rindiendo culto a lo que es ley de vida.
Tras el florido Mayo venturoso,
que de alados cantores y perfumes
los aires puebla, llegará el verano,
la estación estival; y las mujeres,
tornarán  otra vez a los paseos,
para escuchar la mágica armonía,
con que Garaya a todos nos convoca.
¡Qué apuros pasará! ¡oh Fabio amigo!
¡Oh exento de dolor y disimulo,
para emprender la rápida carrera
en busca del ansiado receptáculo!
Yo sé de una mujer enamorada,
víctima triste de implacable suerte,
que a su casa corrió por mor de aquello,
y el amante al mirar que se le huía
la sílfide adorada de sus sueños,
quedó transido por amarga pena,
se puso a corretear por esas calles,
pereciendo de tisis galopante,
y lo que en boda terminar debía
¡ay!terminólo la espantosa Parca.
¿Y el caso aquél del matrimonio amante,
que aún por las calles sin cesar pasea,
llevando el paso con marcial denuedo,
sin pronunciar una mortal palabra?
¿Cuál la culpa fue? de la señora:
sintió un apuro que forzó al esposo
raudo a trotar  para llegar a casa,
y ambos perdieron para siempre alientos
y ya no pueden exhalar sus voces.
Pero baste de ejemplos ¡Fabio amigo!
Tu que todo lo puedes, en la casa
olímpica del santo municipio,
a la sesión congrega a los ediles,
y amigo y protector del bello sexo
muéstrame ¡oh Fabio! defendiendo sean
colocados los kioskos.Hasta otra,
y perdona si Fabio te he llamado,
debiendo de llamarte Baldomero.
¡Adiós te queda! El importuno vate
promete darte lata soporífera
con nueva gongorina y semiclásica
espístola fatal que te preparo,
si desoyeras mis mortales quejas.

lunes, 9 de abril de 2012

¿ALCATRAZ...? ¡NO! PRISIÓN DEL COTO

Nunca conoció un solo motín. Funcionó durante 82 años como cárcel. Sólo consta que haya habido en este tiempo ¡1 fuga!...Fué el Centro Penitenciario de Cumplimiento de Hombres de Gijón, conocido más bien como la Cárcel del Coto .
Se inauguró en 1911 y cerró sus puertas en 1993 como prisión. Comenzó sus días como cárcel de partido (en sus celdas se alojaban presos que hubiesen cometido delitos en el partido de Gijón), pasa a ser "prisión penal " tras la guerra y hasta el final de sus días admitía todo tipo de presos.
Llegó a tener hasta 800 presos en 70 celdas en los años 50. En los 60 bajó a ratio a 300 hombres, los cuales estaban allí por haber delinquido por primera vez. En los 70 la media era de 200 presos. Llegó a tener mujeres , una población pequeña , ya que no superaron nunca la decena.
Durante el regimen franquista había presos  llamados "gubernativos", que el gobernador civil "alojaba" durante 72 horas ante fechas sensibles como el 1 de Mayo, previniendo disturbios.
Han pasado por esta cárcel muchas personas que después fueron cargos políticos y sociales.
Curiosa es la figura de un súbdito austríaco, traficante de joyas, que en una disputa asesinó a un hombre - cumplió la condena y se reinsertó más tarde-, el cuál protagonizó una novela de Vázquez Montalbán.
A mí personalmente la cárcel me llamaba la atención por su perímetro y torres más parecidas a un castillo medieval que a una cárcel del siglo XX. En la primera mitad de los años 70 recuerdo haber visto a los presos ,convenientemente vigilados,hacer labores de arreglo en la calle principal de la fachada. Iban con mono azul, nada de traje a rayas y bola en las piernas como los niños nos podíamos imaginar.
Después las leyendas, las historias que te llegaban de todo lo que pudo o no pasar dentro de aquellos muros.
Queda como recuerdo el edificio principal de la entrada eso sí , con otros usos.