lunes, 3 de mayo de 2010

PELAYO NO ES SANSÓN


Si fuera Sansón hubiera tirado a tiempo esas horripilantes torres que intentan hacerle sombra. Lástima no vivir 200 años para ver abajo estos y otros horripilantes engendros con los que la fisonomía de una ciudad pasó de poder ser la segunda San Sebastián a ser un caos constructivo digno de un país del tercer mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario