martes, 7 de mayo de 2019

"EL HOMBRE DE LOS PIRULÍS...."

 Para muchos de los que nacimos en los años 60 en Gijón, mantenemos en nuestra memoria recuerdos de una época y unos personajes que perduran a pesar de los años.
Uno de estos personajes fue el "hombre de los pirulís.." que hoy os muestro en los siguientes fotogramas de 1965.



                                                                       Su palo de madera artesanal   -pintado con un blanco desgastado y los agujeros a duras penas consistentes- estaba coronado de un un reclamo para todas y todos los guajes de una época. Su mercancía eran los "pirulís de la Habana.." que publicitaba con toda la voz que sus años y su garganta podían.



Los pirulís de caramelo eran totalmente artesanales. Envueltos en papel vegetal y con los recambios en una caja de pimentón ,iba de aquí  para acá buscando la clientela que no quitaba la vista a lo alto del palo.





En mi memoria lo sitúo principalmente en dos sitios de Gijón ; El parque de Begoña y la playa se San Lorenzo.
Siempre con su boina, su chaqueta ,sus canas y sus años....
Al ver las imágenes de hoy, (de 1965), con razón lo tengo en el imaginario de ser un señor muy, muy mayor.
Mis últimos recuerdos quizá sean de los años 70, ¿mediados?.
Quizás los lectores puedan aportar más datos.



 La imagen de ilusión de la niña , o de indecisión por escoger el pirulí adecuado, sería la que todos mostramos más de una vez ante este agujereado palo.
Los pirulís creo que costaban 1 peseta y lo diferenciador de los mismos eran las vetas o dibujos difuminados que conseguía al mezclar los componentes del mismo.



El comentario que Paco ha hecho en el blog hablando de personajes de nuestra ciudad, me animó a hacer esta entrada. Sirva de homenaje a este señor de los pirulís que, para ganarse la vida hizo propio un oficio desaparecido  ya de las calles. Hoy se le llamaría emprendedor o autónomo, entonces quizás superviviente,  al fabricar y distribuir un poco de ilusión para los niños de aquél Gijón.

10 comentarios:

  1. Y como sabian, a gloria vendita, madre que recuerdos teniamos menos que los niños de ahora, pero como disfrutabamos todo.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, aparte del buen sabor, eran los mejores amigos para la caries.

    ResponderEliminar
  3. esti paisanu poniase en los cines que entonces había,el roma ,el robledo y el maria cristina fai muchos años

    ResponderEliminar
  4. si mal no recuerdo sería por el 1968 aproximadamente también en la entrada de los cines goya que estaba en Begoña, lo que hoy es un hotel, y el cine avenida que estaba en la calle Álvarez garaya (no se si se llama así ahora)

    soy gelu naciu en xixon fai 60 años ( la tecnología de ahora nun se me dá muy bién

    soy de la época de echar fiches en les cabines de teléfonos)

    si de algo que recuerde de la época y puedo ayudar taré encantau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gelu por tus comentarios y tu ofrecimiento. Sin duda el hacer comentarios en las entradas hace que entre todos conozcamos mejor el Gijón de antesdeayer. Un saludo.

      Eliminar
  5. Yo de lo que me acuerdo ye de ese olor a mar alla por el mes de agostu, bien entrada la tarde, olor a sardines de la rula, calamares fritos, ay no sigo que toy faziendo una dieta, un taluegu.

    ResponderEliminar
  6. Tengo algunos recuerdos del hombre de los pirulíes pero dado que siempre fui poco de caramelos, no prestaba atención y son difusos. Ni siquiera de aquellos caramelos que vendían en el rastro, si la memoria no me falla con el "oiga oiga, caramelo de miel y menta" que recitaba el tío... En general algún barquillo de tarde en tarde, cuando veías al barquillero por la zona de San Miguel y tu madre accedía a comprarte uno.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu comentario....la verdad es que los pirulís eran de lo más dulce. No recordaba lo de la miel y la menta ...

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar