sábado, 4 de enero de 2014

DE GIJÓN, GIGIA, GIGIÓN, GEGIÓN, GEGIONE...XIXÓN




Antiguo Gijón en cuyo centro, clavada en el mar, la proa geológica y señera de Santa Catalina. 

 El peñón embrionario, sólido cimiento del primer núcleo prehistórico, sobre el que ya encontró Roma un pequeño clan urbano, una tribu de indómitos y valientes astures encaramados y fortificados sobre un castro de rudimentaria traza celtibérica.

 Sobre el promontorio, vamos adivinando desde la Gigia de Tolomeo y de la IV Legión Macedónica a la Civitate Gegionem de Alfonso III;desde la Gigión y la Pobla de Gegión del siglo XIV hasta el Gegión y el Gijión, que por fin se incorpora como Gijón a la historia medieval. Las ges, como fines puntuales de su morfología prosódica, resistieron todas las corrupciones y transformaciones, tanto de los invasores como de los filólogos. El nombre, como el peñón, conserva los rasgos esenciales de su estructura primitiva. Gijón no pierde su ge y su jota godas y romanas, hasta que en el siglo XIX la fortaleza de su promontorio se convierte en arrabal de pescadores y cigarerras, y el bable rural transforma las ges en equis cuanto afirma en una canción que:
 Para ser buen asturiano
hay que nacer en Xixón.
.....................................
 Imaginemos un Gijón en el que las olas que ahora mismo baten y forman ondas de rizada espuma en torno al acantilado lo hacían sobre un promontorio de rocas color ocre.
Prescindimos del caserío y nos quedamos con el solar de la costa desnuda, en su pura virginidad geológica. Las olas invaden el istmo, los arenales y los esteros de dos pequeños ríos. Sobre las charcas salobres que se quedan en el valle, unas gaviotas chillan y revolotean porque presienten dársenas, puertos , barcas, tráfico marítimo de una ciudad todavía no nacida.
 El Gijón del siglo IX, todavía Gegione en el Cronicón de Sebastiano y en una donación de Ordoño I. Y sobre el telón de cuatro siglos de silencio documental, el Gijón ya histórica y geográficamente Gijón, Pobla de Gijón del siglo XIII, en tiempos de Fernando III el Santo, y el Gijón condado y señorío de don Rodrigo Álvarez de las Asturias.

 El Gijón del siglo XIV bloqueado por el almirante Sánchez Tovar, cercado y desmantelado por Enrique III, visitado por Juan I, historiado por López de Ayala, incendiado por la condesa Isabel de Braganza después de la huida del conde Alfonso Enríquez, el bastardo Trastamara.
El Gijón de los Reyes Católicos, que conceden la primera cédula para construir un puerto. El Gijón del Renacimiento en que se edifica el primer barrio de Cimadevilla y se empiezan casas en el arenal, al otro lado del istmo, hacia la otra pequeña colina que hoy es Begoña.
El Gijón, por fin, del siglo XVII , Gijón de los Felipes, con planos de Fernando Valdés, visitas de piratas y miedos a las invasiones francesas, inglesas y holandesas.Con los primeros cinco cañones en Santa Catalina y otras piezas de artillería en la Campa Torres y San Lorenzo. Con el palacio del maqués de San Esteban y la colegiata de San Juan, que le dan carácter monumental; corridas de toros, agua de la Guía y una calle que desde 1670 se llama Ancha de la Cruz y años después se llamará calle Corrida.........

(Fuente del texto : Asturias, biografía de una región. J.A. Cabezas. Fotografías: Col.LA Santiago FIDMA 2005)

4 comentarios:

  1. Por curiosidad, la maqueta de las fotos de dónde sale? Me gustaría saber más de ella, si está basada en algo tangible o es más bien una representación imaginada

    ResponderEliminar
  2. Hola KnudoW,la maqueta que ves en las fotos estuvo en el año 2005 en el stand del Ayuntamiento de Gijón de la Feria de Muestras.Estaba muy bien realizada y tomé las fotos buscando perspectivas a zonas muy cambiadas hoy en día. Estaba basada en datos del crecimiento de Gijón y se pueden apreciar elementos orográficos reales. Algunas "licencias" como el tipo de casas, el tamaño de la torre de San Pedro son fácilmente disculpables.Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas las fotos de la maqueta, pero el texto es bastante falto de rigor en lo referente a las ges y jotas del nombre de Gijón, mostrando un total desprecio al astur-leonés, que tanto intervino en el origen de la lengua castellana. De hecho, aún ignorando la lengua propia de la tierra, cualquier estudio de la fonética del castellano antiguo dice que el actual sonido ge gi o jota (representado por /x/ en fonética) antes del siglo XV era un sonido /š/, equivalente a la sh inglesa y, por lo tanto, idéntico al sonido de la grafía "x" en asturiano. Es decir, aunque se escribiese con G o J el sonido anterior de "Gijón" anterior al siglo XV era el mismo que el de "Xixón" en asturiano. Hasta el siglo XVII no se pasaría a pronunciar en castellano actual tal y como se hace ahora, pues entre medias hubo probablemente un periodo de transición de la fonética castellana en este punto concreto. http://es.wikipedia.org/wiki/Reajuste_de_las_sibilantes_del_idioma_espa%C3%B1ol

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tus palabras y precisiones Carlos.

    ResponderEliminar