jueves, 10 de diciembre de 2015

DE SAN LORENZO , SUS PINÁCULOS Y LA VIUDONA ....



Seguramente de no haber padecido la guerra civil ,la entrañable iglesia de San Lorenzo luciría hoy día sus pináculos, aportando a nuestra "catedral gijonesa" todo el porte que quiso en su día para ella el arquitecto y las personas que decidieron llevar adelante el proyecto.

San Lorenzo era un santo popular en Gijón ya que tuvo calle y una plaza en el sitio en el que está actualmente el ayuntamiento. Aparte de eso , también el nombre de un cabo, una playa y dos capillas. Estas eran San Lorenzo de Tierra , al pie de la playa, y San Lorenzo de la Mar, a donde llegaban los gijoneses en romería sobre las barcas engalanadas para su fiesta:
"Vengo de San Lorenzo de la Tierra,
voy a San Lorenzo de la Mar,
Engüedeyeme con una de quince,
nunca me pude desendegüellar".
Se creó la parroquia de San Lorenzo en 1893 y mientras no tuvieron templo propio , las diferentes ceremonias de culto se hicieron en la antigua iglesia de Begoña (ésta última duró hasta 1975).


En diciembre de 1925 se inaugura su primer gran órgano del cuál reflejan las crónicas que tenía un grado de perfección  hasta entonces desconocido en nuestra villa. Por entonces, a este órgano sólo le superaba el de la catedral de Sevilla: tenía 1.900 tubos y 3.000 metros de conducto de plomo. 

Durante la guerra civil ,San Lorenzo quedó destruida en gran parte dejando visible prácticamente la estructura de piedra y fachada principal aunque dañadas también.
"Tras el fin de la guerra en Asturias, en 1938 se forma una junta para la reconstrucción del templo. Se desescombra la iglesia en pocos meses y se amplía el solar para hacer la Rectoral  y salones parroquiales. El arquitecto Manuel García rehace planos para la reconstrucción, con innovaciones, reformas y añadidos.
Las columnas se hacen más esbeltas,reduciendo grosor. En la puerta principal se quita el parteluz, para abrir más la entrada. El presbiterio se hace rectangular, más alto y pared para el retablo lisa con rosetón. Los altares sólo serán cinco y ajustados al estilo neogótico del templo. Los pináculos de las torres, de madera, no llegarían a ser colocados, dando sensación de inacabada..15.000 kilos de chatarra de bronce darán forma y sonido a las campanas. La estructura del templo se levantó en 1944, se había invertido millón y medio de pesetas aunque aún faltaría medio millón para su conclusión." Datos de B. Paredes Martínez.
Este señor de negro que fija su vista en la cámara era un obispo griego ( de Theodorupolis) y estuvo en Gijón visitando la iglesia de San Lorenzo en 1948. En dicho templo ofició a su vez una misa de rito bizantino y la ironía gijonesa al verlo con semejante porte le puso el apodo de "La Viudona". Ya se sabe , el humor gijonés se suele ir a los extremos , o aumentativo o diminutivo.

Decir por último, como anécdota personal , que en San Lorenzo se casaron mis padres y fuí bautizado.