jueves, 20 de mayo de 2010

EL OLFATU






Para los finos "el clochard de las pérgolas", todo un tipo que aguantó el mal tiempo y se afincó durante algunos años en las pérgolas de la playa. Estamos hablando de hace más de 25 años de la historia.
Su aspecto tenía poco de bohemio y la chispa la verdad no tenía ninguna. Siempre apegado a su chubasquero lleno de mugre hacía su vida pasando de todo. En Gijón , como nos fijamos en todo en aquella época, pues siempre la gente le cogía cariño a todo, poniéndole mote y haciéndoles partícipes de la comunidad de una u otra forma. No sé qué habrá sido de él, pero desde luego el lugar en el que vivía era lo menos saludable de Gijón.
Por aquella época había otros singles peculiares, uno que llamaban el coreano, el famoso gaitero mendicante por las calles, y otro que escondía la botella de vino tras las columnas de la iglesiona para entrar a pedir y recoger su peculiar biberón a la salida. Este era un sujeto no muy mayor, con barba que al parecer había sido ingeniero y los cuernos le trastornaron. Un día se puso en las terrazas de Corrida a despotricar a voz en grito ¡BURGUESES HIJOS DE PUTAAAA! y el personal sentadito a lo suyo , la cañita la tapa.....

19 comentarios:

  1. El gaiteru de Gijón, como podiamos denomiarlo anda por ahí todavia con la gaita agarrada en una mano, pero no se le ve apenas tocar.

    ResponderEliminar
  2. Que por cierto, esti paisanu que por lo visto se llamaba Benigno Piélago, murió poco después de que se derribaran las pérgolas y alguien escribió a modo de epitafio "Benigno ganó por puntos"

    ResponderEliminar
  3. Gracias Miguel por tus aportaciones.
    Me viene a la memoria otro tipo peculiar, hace unos años que no lo veo: Me refiero a un paisano con aspecto wagneriano -aunque con boina- que tenía la costumbre de pasearse por Gijón con todo el rostro cubierto en mercromina. Solía ir con ropa de mahón y sus andares eran un poco arrastrados.

    ResponderEliminar
  4. A ese paisano de ropa de mahón (¿porque hay mucha gente que nunca oyo lo de ropa de mahón?) siempre lo conoci por "Chaquetu". Según me cuenta mi madre murió ya (tengo que preguntarle porque por lo visto este paisano tuvo una vida un poco tragica). Yo la ultima vez que lo vi fue desayunando en una confiteria de La Acerona hara seis años. La que era famosa era Esperanza Sorribas, la de las palomas.

    ResponderEliminar
  5. Gracias de nuevo Miguel por tu información. No estaría de más saber un poco de la vida del chaquetu, especialmente el por qué se ponía lo de la mercromina.
    La de las palomas, Esperanza Sorribas Molleda la recuerdo como una señora muy correcta en el trato las pocas veces que hablé con ella.
    Su fama era de poetisa y en Oviedo llegó a hacer un poema publicitario que decía:
    Auto Escuela Tuya
    donde los mejores grandes conductores
    salieron de allí
    especializados y bien preparados
    para conducir.
    ¡qué sería de ella!
    Y vuelvo a acordarme de otro tipo peculiar de Gijón apodado Morgan, policía municipal de los del casco/salacot. Llevaba un bigote a lo Iñigo y creo que entrenaba perros, lo recuerdo bastante alto con lo que sumándole el casco parecería un boli BIC.

    ResponderEliminar
  6. Yo recuerdo a un paisanu albino, delgao, con bastón y vestido con traje que se dedicaba a insultar y escupir a la gente joven que se cruzaba en su camino.Solía verlo por la Plazuela y ni que decir tiene que los que éramos un poco gamberros íbamos a por él.Una vez casi me abre la cabeza con el bastón.

    ResponderEliminar
  7. Esperanza ya murio hace algunos años,regalaba poesias a todo el mundo, aún la recuerdo rodeada de palomas en Begoña.

    ResponderEliminar
  8. El chaquetu esi de la mircromina en la cara,andaba mucho por Marques de San Esteban y un dia escuchelu decir que se ponia eso en la cara pa que no lu mordieren les rates???

    ResponderEliminar
  9. Si ponía la mercromina en la cara igual la llevaba por el resto del cuerpo, no creo que las ratas se tiren a morder sólo en la cara.
    Otro tipo curioso de Gijón era un hombre que se dedicaba a pegar carteles por las paredes y llevaba todo el equipo en una bici. Ojo si giraba la curva un poco rápido, salía cola por todos los lados. Parecía el Quijote de Gijón con tanto palo , cubos, papeles en una bici. Era -supongo que vivirá- un paisano con gafas de pasta y cara que denotaba ser simpático.

    ResponderEliminar
  10. El paisanu la bici todavía anda por ahí y de símpatico no tenía nada, por lo menos con los guajes.

    ResponderEliminar
  11. El paisanu la bici me han contado que es hijo de un guardia municipal apodado "pasos largos". Al parecer , el empapelador oficial de Gijón era muy aficionado a los pasteles, en concreto a los pinochos, y era capaz de tragarse hasta una docena de ellos.

    ResponderEliminar
  12. Yo creo que lo de Clochard, ye cosa del director del Comercio, Carantoña. En esa pérgola, los domingos, tocaba la banda de música de Gijón, con Baldomero Cespedes a la dirección.

    ResponderEliminar
  13. Me queda la duda de ese que comentas que dejaba la botella en la Iglesiona, si será uno que recuerdo a principios de los 80, que solía ir por la calle Corrida con la botella bajo el brazo, andar cansino, pelo liso, barba castaña, siempre el mismo jersey verde, y que creo que se llamaba Emilio, según decían.

    ResponderEliminar
  14. Creo Jmsg que hablamos del mismo. No recuerdo el nombre pero sí un rumor del origen de su infortunio. Al parecer Emilio era una persona preparada ¿ingeniero,perito, quizás?, y el hecho de que su mujer lo dejara (no recuerdo más detalles) le llevó a tomar ese tipo de vida.

    ResponderEliminar
  15. nadie recuerda a Víctor Tuñón??? auque todos lo conociamos como Tuñón a secas. Era un señor delgado de pelo cano y bigote que se pateaba Gijón de cabo a rabo por todos los negocios y por la calle vendiendo loterías. Siempre con un traje negro impoluto, camisa blanca y pajarita o corbata, zapatos de charol brillantes, tupé engominado y en ocasiones gafas de sol negras. Era un hombre muy célebre y muy conocido en todo Gijón, que tambien trabajó de limpiabotas en algunas de las cafeterias más renombradas de los 70 y 80 y tambien estaba de músico a veces en la agrupacion artisitica. Vivia en La Tejerona en Ceares.

    ResponderEliminar
  16. SOBRE EL LLAMADO CHAQUETU, PARABA MUCHO EN LA ANTIGUA ESTACION DE EL HUMEDAL Y SEGUN LE DIJO A UN COMPAÑERO MIO EN UNA CONVERSACION LA MERCROMINA SE LA ECHABA PORQUE DE ESA FORMA EVITAVA QUE LE MORDIERAN LAS RATAS QUE ABUNDABAN EN EL SITIO DONDE DORMIA.

    ResponderEliminar
  17. En aquella época yo vivía en la zona de Premio Real, en frente de la escalera 10 cuando aún existía la pérgola. Este hombre tenía su "nido" en la parte trasera de la pérgola, es decir, la parte que daba a la carretera. Durante los 70.
    Murió atropellado.

    ResponderEliminar
  18. Gracias por las aportaciones. No sabía que había muerto atropellado.

    ResponderEliminar