jueves, 16 de febrero de 2017

DOWNTON ABBEY A LA GIJONESA

Vuelvo a hacer referencia en el blog a quinta Bauer o "La Concepción" como uno de los edificios más emblemáticos y señoriales que podemos ver en la parroquia de Somió (Gijón). Poco ha variado el aspecto del entorno como podemos ver en la foto superior de 1927 respecto a la inmediata inferior que hice en septiembre (como mucho el asfaltado del camino).
No voy a hacer una semblanza histórica al edificio ya que me refería a él en la anterior entrada pero creo que  con las imágenes sobran las palabras.
Detalle de la entrada en donde aparece el actual y castellanizado nombre de la finca.
La maravilla del entorno nos puede hacer pensar que estamos en Francia, Alemania.....pero es nuestro maravilloso Gijón.
Detalle del plano de uno de los laterales y planta baja del edificio.
En la vista superior e inferior podemos apreciar la orientación que el fotógrafo tuvo que tomar en 1937 para fotografiar a los niños del orfanato de A.T.E.A. que en plena guerra civil  tuvo su sede en la casa Bauer.
Quizás muchos de estos niños serían los que en poco tiempo tendrían que tomar rumbo a países lejanos como Rusia o la más cercana Francia en una peligrosa travesía marítima.

 Los cuatro últimos fotogramas corresponden a la película Jandro de 1964, en la que entre otros personajes salía nuestro "chatín" Arturo Fdez de minero. La casa Bauer salía como residencia del propietario de la mina que....andaba en conflicto con los mineros.
 En fin , el toque burgués a lo dowton abbey salía de vez en cuando, cosas de la época.










5 comentarios:

  1. Con el nombre Bauer se explica el diseño.
    Saludos
    Jorge

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Luis por el estupendo blog, es impresionante
    Un compañero

    ResponderEliminar
  3. Gracias Jorge y Joaquín por los comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Un edificio impresionante, ya desde bien pequeño me llamaban la atención sus tejados "a la francesa" sobre todo cuando se baja por la carretera del Infanzón.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente Rubén , la magia de muchos edificios de Gijón nos lleva a pensar cómo sería ese otro Gijón- arquitectónicamente hablando- si se hubieran
    hecho medianamente bien las cosas en la segunda mitad del siglo XX.Saludos

    ResponderEliminar